Shemot 28 marzo, 2016 – Publicado en: Los cinco libros de la Torá, Torá

Los descendientes de Iaacov residían en Egipto, donde se multiplicaron. El nuevo Faraón, temiendo que los israelitas se aliaran a los enemigos de Egipto para derrocarlo, inició una política de opresión, reduciéndolos a la esclavitud. Sin embargo, los intentos del Faraón por reducir numéricamente la población judía resultaron ineficaces, pues su tasa de natalidad aumentaba constantemente. El soberano egipcio ordenó a las parteras hebreas Iojeved y Miriam, que mataran a los niños varones en el momento de nacer.

Pero las mujeres, que temían a Hashem, desobedecieron la orden. El Faraón ordenó entonces que todo recién nacido fuera ahogado en el Nilo. Amram y Iojeved, de la tribu de Leví, eran padres de dos niños, Miriam y Aharón. Poco después del decreto del Faraón, Iojeved dio a luz a un segundo varón. Cuando ya no pudo mantener en secreto el nacimiento de su hijo, colocó a éste en una canastilla de mimbre que dejó entre los juncos de la orilla del Nilo (bajo la supervisión de Miriam). La hija del Faraón que había ido a bañarse al río, vio la canastilla y envió a una de sus servidoras a traerla. Se dio cuenta que había en ella un niño hebreo y sintiendo piedad por él, decidió adoptarlo. El niño fue llevado al palacio real y lo llamó Moshé, que significa: “extraído de las aguas”. Después de haber crecido, Moshé fue a sus hermanos israelitas y observó sus sufrimientos. Vio que un capataz egipcio golpeaba salvajemente a uno de los hebreos. Al no ver a nadie en las cercanías, Moshé mató al cruel egipcio y lo enterró en la arena.

Tapa 1 BereshitComprendiendo posteriormente que su acción había ganado estado público y que su vida corría peligro Moshé huyó a Midian, en la región sudeste de la península de Sinaí, donde se casó con Tziporá, la hija de Itró (Sumo Sacerdote del país), quien le dio dos hijos Guershom y Eliezer. Durante la estadía de Moshé en Midian el Faraón falleció.

Su sucesor oprimió a los judíos aun con mayor severidad, y estos clamaron por ayuda a Hashem. Mientras cuidaba las ovejas de Itró en el monte Jorev, Moshé tuvo una visión extraordinaria: una zarza ardía sin consumirse. En tanto Moshé observaba esa maravilla, Hashem se dirigió a él por primera vez y le informó que sería el mensajero de Di-s para sacar a los israelitas de Egipto y llevarlos a la Tierra Prometida. Di-s le aseguró que el soberano egipcio se vería eventualmente compelido por el poder Divino a dejar salir a Su pueblo.

 

Ud podrá encontrar en nuestra página web: www.bneisholem.com.ar