Tefilin y Bar Mitzva 25 julio, 2016 – Publicado en: Autoayuda, Torá

Unos años antes de su Bar Mitzvá, su madre le dijo -Dentro de unos años tendrás que comprar te tefilin y por supuesto querrás comprar te hermosos tefilin, pero yo no podré adquirirlos para ti, porque costarán mucho dinero, por lo tanto mi consejo es que te daré todos los días unos centavos y tu los juntarás en tu alcancía y así cada centavo formará una suma importante hasta el día de tu Bar Mitzvá. Así podrás adquirir tefilin buenos y hermosos-.El niño deseaba con toda su alma los tefilin escritos por el famoso sofer Rabí Moshé de Pesheversk, por lo tanto, unas semanas antes de su Bar Mitzvá, decidió viajar a Pesheversk para comprarse los tefilin que deseaba. A lo largo de todo el camino no apareció ningún carruaje como para que pudiese viajar en él y se vio forzado a ir caminando. La caminata le llevó muchos días. La noche anterior a su Bar Mitzvá,aún estaba en camino por la aldea contigua a Pesheversk y ansiaba mucho colocarse los tefilin de Rabí Moshé en el día de su Bar Mitzvá. Por ello caminó toda la noche hasta que llegó al amanecer a la casa de Rabí Moshé, el sofer. Cuando el niño entró, aún antes de que abriera su boca para hacer su pedido, Rabí Moshé, el sofer, se dirigió al armario, sacó unpar de hermosos tefiliny se los regaló al niño. -Aquí tienes estos tefilin- dijo Rabí Moshé -Los preparé para ti, hace mucho tiempo quete estaba esperando-. Rabí Moshé no quiso cobrarle por los tefilin. La alegría del niño no tenía límites en el momento en que Rabí Moshé le colocó los tefilin, de inmediato lo rodeó una maravillosa sensación de elevada santidad.